Advertisement

La mayor expo tecno.En la feria CES de Las Vegas, los gigantes de la industria digital lanzan pantallas con una nueva tecnología que mejora contrastes, brillos y colores. Los sistemas operativos comienzan a ser clave en los smartTV.

Son las primeras horas de enero, es la ciudad de Las Vegas. Y el desafío para las empresas es sorprender con alguna novedad, con algo que supere aquello que a su vez intentó superar lo del año anterior. Es el Consumer Electronic Show (CES), una de las ferias de tecnología más importantes del mundo. El evento comenzó ayer y seguirá hasta el viernes, pero ya quedaron claras algunas tendencias que dominarán su edición 2015: los televisores renuevan tecnologías, siguen agrandando las pantallas y las curvan hacia adentro.

Advertisemen

Cuando se está frente a un televisor de última generación de los actuales, resulta difícil imaginar que la calidad de imágenes sea mejorable. Sin embargo, los fabricantes dicen que las pantallas pueden todavía evolucionar. En ese camino, varios gigantes están presentando en el CES una nueva tecnología de nanocristales que, dicen, contribuye a avances muy notorios en la reproducción de contrastes, brillos y colores. Y todo esto, a la vez, bajando costos. LG, Samsung, Sony y TCL son algunas de las firmas que están apostando a esta nueva tecnología.

Otra línea con alguna continuidad garantizada, según pudo verse en el CES, es la de los diseños curvos. Tendencia que llegó también a los monitores para PC de la mano de LG, HP y Samsung.

Buenos augurios también existen para las pantallas cada vez más grandes. Samsung mostró un prototipo de 105” y TCL fue unos centímetros más allá y exhibió un panel de 110”, presentado como el televisor más grande del mundo.

Entre los productos con pretensiones ciertas de salir al mercado, 48” parece la nueva medida estándar para los próximos meses, y cada vez más delgados.

A la vez, antes del fin de 2015, todos los smartTV (televisores con acceso a Internet) de Samsung estarán equipados con Tizen, un sistema operativo basado en Linux. Una apuesta diferente están haciendo Philips, Sharp y Sony, que confirmaron que comenzarán a ofrecer equipos con Android TV. Razer y Huawei también están eligiendo el sistema operativo de Google.

La diversidad de sistemas operativos en los receptores puede alejar lo pernicioso de un monopolio, pero dificulta a la vez el ágil desarrollo de apps para los televisores.

Por su parte, las imágenes 4K parecen tener asegurado protagonismo en el futuro inmediato. Por Las Vegas circulan noticias de consorcios de fabricantes de televisores que llegaron a acuerdos con grandes productoras para la realización de contenidos en esa resolución.

El objetivo de los fabricantes, parece, se logró un año más: aunque sin novedades revolucionarias, en el CES está habiendo anuncios superadores de los del año pasado.