Advertisement

La bolsa de Nueva York cayó 2,41%, afectada por los resultados negativos de varias empresas y las dudas por la marcha de la economía global.

Wall Street reflejó en el cierre de este miércoles la preocupación creciente en los mercados por los efectos de la guerra comercial que entusiasma al presidente Donald Trump. En una jornada que había arrancado con números favorables, la principal plaza de Estados Unidos comenzó a desbarrancarse hasta concluir bien abajo con los índices Dow Jones y el Standard & Poor’s, S&P 500 en terreno negativo.

Advertisemen

Los especialista explicaron que los inversionistas están percibiendo una ralentización de la economía de Estados Unidos por la guerra arancelaria que Washington le declaró a China, la segunda economía mundial, pero también por la extensión de ese conflicto a los tradicionales proveedores a Norteamérica de insumos claves, entre ellos acero y aluminio. También pesa en el balance la decisión bastante clara de la FED, el banco central estadounidense, de continuar aumentado los tipos de interés.

Sobre el primer aspecto es interesante notar que los mayores retrocesos en el Dow fueron para corporaciones como Caterpillar que perdió 5,58%, United Technologies (-6,11%), Microsoft (-5,35%), o Intel (-4,67%). Todas descendientes de algunos de esos insumos.

En cuanto a las tasas, el Libro Beige de la FED afirmó que la economía sigue creciendo a un ritmo “de modesto a moderado”, pero que la escasez de trabajadores cualificados continúa notándose en muchas industrias, lo que lleva a un incremento de salarios o de beneficios de otro tipo para el trabajador. Ese dato puede ligar con la especulación de que se continuará con el esquema de aumento de tasas para contener cualquier escape inflacionario.

Los derrumbe borraron las ganancias acumuladas por la plaza desde el comienzo de este año. Un mensaje elocuente para el presidente Trump que anunció que profundizará la guerra arancelaria con sus rivales económicos, China en particular, pero también la UE. Entre tanto, el petróleo cerró disperso por un poco tranquilizador informe sobre las reservas en EE.UU. El Brent del Mar del Norte cedió muy poco a 76,17 dólares el barril. El ligero de texas, WTI, en cambio, aumentó hasta 66,82 dólares.

Las reservas en EE.UU., hoy de 28,6 millones de barriles funcionan como un referente para el precio. Pero el 4 de noviembre, EE.UU. pondrá en vigencia el peor capítulo de las sanciones contra Irán, tras la decisión de Trump de romper el acuerdo nuclear con la nación persa que detuvo el avance de su laboratorio atómico. Esas penalidades apuntan a que haya un cese internacional de las compras de petróleo iraní, lo que generará la salida del país del mercado, presionando una suba del fluido.

Para Trump, es un escenario complejo e inesperado a apenas días de las cruciales legisltiva del mes próximo. de las cruciales elecciones legislativas en EE.UU.