Advertisement

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, llegó este lunes en Argelia, en la última etapa de su gira por varios países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep), en sus intentos por pactar una baja en la producción del crudo que frene la drástica caída de precios en el mercado internacional.

Maduro ya estuvo en Irán, Arabia Saudí y Catar, y llegó a Argelia en una coyuntura crítica tanto para Argel como para Caracas, ya que ambos países son altamente dependientes del crudo, con el que financian sus generosos sistemas de subsidios de precios.

Advertisemen

Hasta ahora, Maduro no ha logrado ningún acuerdo concreto que frene la vertiginosa caída de precios, que Venezuela considera está provocada por una voluntad de usarlo como “arma geopolítica contra Rusia” por parte de Estados Unidos.

Esta tesis de Maduro encontró eco en Irán, donde el ayatolá Ali Jamenei dijo el domingo que el “extraño descenso (del petróleo) en un corto plazo” se debe a que sus “enemigos comunes usan el petróleo como un arma política, y sin duda juegan un papel en esta fuerte caída del precio del crudo”.

Sin embargo, Arabia Saudí y Catar no comparten esta retórica antiimperialista, ni siquiera el análisis de la necesidad de bajar la producción. La reticencia de Arabia Saudí, principal productor mundial, a bajar su producción y reducir así su cuota de mercado hace que sea difícil avanzar dentro de la Opep en una postura común. Hasta ahora, Maduro ha cosechado un poco más que palabras y buenos propósitos.

En la gira por los países petroleros, el presidente de Venezuela ha tratado además de estrechar las relaciones con estos países más allá de los meros asuntos de la Opep, “para seguir fortaleciendo el desarrollo de la patria”. Otro de los mensajes más repetidos ha sido que las relaciones están por debajo de su potencial.

‘Oxígeno suficiente’

Maduro anunció ayer una “alianza” con “importantes bancos” cataríes con el fin de dar a su país el “oxígeno suficiente” para cubrir las pérdidas derivadas de la caída de los precios del petróleo.

El mandatario venezolano dijo que están recabando financiación de “varios miles de millones de dólares, no solo para el 2015 sino para el 2016”, según unas declaraciones hechas en Doha a la televisión estatal venezolana VTV.

Según Maduro, la “alianza financiera” que se pretende sellar con bancos cataríes, los cuales no identificó, le dará a Venezuela “el oxígeno suficiente para cubrir la caída de los precios petroleros y tener los recursos para el presupuesto nacional de divisas”.

“Hay voces por ahí agoreras que dicen que la guerra de petróleo se va mantener dos años. Si se mantiene dos años, nosotros tenemos la fuerza para continuar el ritmo de este combate. La fuerza, el músculo lo tenemos. Si se mantiene cuatro años, también lo tenemos”, aseveró.

Caracas (EFE).

Maduro sigue sin lograr acuerdo con países de la Opep. Presidente venezolano alcanzó alianza con Catar. No se concreta baja de producción de petróleo.