Advertisement

Hasta hace poco, Uber solamente realizaba una verificación de antecedentes de sus conductores antes de contratarlos y luego periódicamente, lo cual suponía que la empresa no siempre se enteraba de los problemas de sus conductores. Sin embargo, eso ya no será así. En un intento de aumentar la seguridad para sus usuarios, Uber realizará verificaciones de antecedentes de sus conductores en tiempo real.

En una entrevista con Axios, la empresa de transportes afirmó que adoptará el nuevo proceso con la ayuda de su actual proveedor de informes de antecedentes, Checkr, y la empresa Appriss, que le proporcionará datos de seguridad. Uber empezó a realizar pruebas con el sistema a principios de julio con una “cantidad significativa” de sus conductores en Estados Unidos.

Advertisemen

La empresa ha retirado a 25 conductores utilizando el nuevo proceso desde que empezó las pruebas, declaró Gus Fuldner, el vicepresidente de seguridad y seguros de Uber.

“Al final lo que estamos buscando… es una forma de conseguir la misma cantidad de información que recibiríamos en una verificación de antecedentes, pero en tiempo real”, comentó Fuldner.

¿Cómo funciona? Mediante la tecnología de Appriss, Uber recibe una notificación si un conductor ha sido acusado de un acto criminal. Después de ser notificada, Uber decide si quiere suspender al conductor para prevenir “comportamiento inseguro”. Es importante destacar que las acusaciones son diferentes que las condenas, lo cual significante que Uber podría terminar tomando acciones contra personas que al final son inocentes.

Además, considerando que el sistema proporciona información sobre los conductores en tiempo real, Uber dice que también permitirá que los individuos que habían sido rechazados por la empresa por acusaciones criminales soliciten empleo de nuevo si sus casos se resuelven.

A lo largo de los años, Uber ha tenido varios problemas con seguridad relacionados con sus conductores. Una investigación de la CNN en abril de este año reveló que habían poco más de 100 conductores de Uber en Estados Unidos que habían sido acusados de abuso sexual o abuso contra sus pasajeros en los últimos cuatro años. El mismo mes, la empresa anunció que realizaría una verificación de antecedentes de todos sus conductores por lo menos una vez al año.