Advertisement

La policía estadounidense busca a un hombre semidesnudo, responsable de haber matado con un fusil semiautomático a cuatro personas y herir a otros dos la madrugada del domingo en un restaurante en un suburbio de Nashville, antes de ser desarmado por un cliente y huir.

La policía de Nashville, en el sureño estado de Tennessee, afirma que el sospechoso, identificado como Travis Reiking, un joven de 29 años, podría haber tenido “problemas mentales”, lo que llevó al alcalde de la localidad a pedir una “reforma integral de armas”.

Advertisemen

Taurean Sanderlin, de 29 años, Joe Perez (20), y Deebony Groves (21), murieron en el restaurante Waffle House, abierto 24 horas en Antioch, al sureste de Nashville, a las 03H25 locales, de acuerdo a la policía.

La cuarta víctima, Akilah Dasilva, de 23 años, falleció en el hospital. Además, Shanita Waggoner (21) y Sharita Henderson (24), resultaron heridas en el incidente.

“Un cliente pudo quitarle el rifle al atacante. Estaba desnudo y se fue a pie. Se trata de un hombre blanco con pelo corto”, agrega el texto. La policía dijo que el sospechoso vestía pantalones negros y que no llevaba camisa.

Asimismo, señaló que el tirador fue visto por última vez caminando por Murfreesboro Pike y que podría portar un rifle y una pistola.

Según las autoridades, el sospechoso utilizó un rifle de asalto AR-15, un arma comúnmente utilizada en los frecuentes tiroteos en Estados Unidos, donde se ha instalado un debate para aumentar los controles al acceso a las armas de fuego.

Un rifle AR-15 se utilizó en un tiroteo en Las Vegas en octubre pasado que dejó 58 muertos, en tanto Nikolas Cruz se valió de un arma de ese tipo para matar a 17 ex compañeros y docentes de una escuela secundaria en Parkland, Florida.

James Shaw, de 29 años, dijo en una conferencia de prensa que él y un amigo se habían sentado en el restaurante después de visitar un club nocturno.

“Vi a los empleados dispersarse. Luego miré hacia atrás y vi a una persona tirada en el suelo justo a la entrada”, recordó Shaw con el antebrazo vendado.

El testigo dijo que se deslizó de su mesa y se movió hacia la puerta, donde el hombre armado trataba de entrar después de disparar aparentemente a través del vidrio. Shaw aprovechó que el tirador cargaba el arma, o que se le había atascado, para correr y golpearle con la puerta giratoria.

“Logré agarrarlo con una mano en el arma, y lo arrojé sobre la encimera”, antes de sacar al sospechoso afuera, rememoró Shaw.

La policía cree que el hombre armado se deshizo de la chaqueta mientras huía a su casa, donde se puso un par de pantalones y desapareció en los bosques cercanos.

Esta es la segunda vez en pocos meses que Nashville se estremece por un tiroteo. En septiembre un joven de 25 años mató a una persona e hirió a otras seis en una iglesia de la ciudad.

“Necesitamos una reforma integral de las armas de fuego para enfrentar los tiroteos masivos”, afirmó el alcalde de Nashville, David Briley, en una conferencia de prensa.

“Estas armas de guerra” deberían ser eliminadas de las calles de la nación. “Está sucediendo demasiado. Ya basta”, se quejó el alcalde.