Uvalde: Habitantes están enojados con jefe policial escolar

0
41
Algunos globos con forma de corazón decoran un monumento conmemorativo improvisado frente a la Escuela Primaria Robb el lunes 30 de mayo de 2022, en Uvalde, Texas. Diecinueve niños y dos maestras fueron asesinados por un joven armado en el plantel la semana pasada. (AP Foto/Wong Maye-E)

(AP) — La culpa por una demora atroz en matar al joven armado que cometió una masacre en una escuela primaria de Texas —incluso mientras los padres en el exterior le rogaban a la policía que ingresara y los aterrorizados niños llamaban al número de emergencias 911— ha sido puesta en el jefe policial del distrito escolar, nacido en la ciudad.

Ha dejado a los residentes de la pequeña ciudad de Uvalde en apuros para reconciliar lo que saben del apreciado policía local Pete Arredondo después de que el director de la policía estatal dijo que el comandante en el lugar del crimen —Arredondo— tomó la “decisión equivocada” al no ingresar antes a un aula de la Escuela Primaria Robb, creyendo que el chico armado estaba parapetado en el interior y los niños no corrían peligro.

Steven McCraw, director del Departamento de Seguridad Pública de Texas, dijo en una conferencia de prensa el viernes que, después de seguir al joven armado al interior del edificio, los agentes aguardaron más de una hora para meterse al salón de clases. Diecinueve niños y dos profesoras fueron asesinadas en la balacera.

Arredondo estaba listo para ser juramentado el martes a su nuevo puesto en el Concejo Municipal tras ser elegido este mes. El funcionario de 50 años creció en Uvalde y se graduó de la secundaria allí, y ha pasado en la ciudad gran parte de una carrera de casi 30 años en las fuerzas del orden, regresando en 2020 para asumir el puesto de jefe policial del distrito escolar.

Cuando Arredondo era niño, Maria Gonzalez solía llevarlo a él y a sus hijos en automóvil a la misma escuela en la que ocurrió el tiroteo. “Era un buen niño”, recordó.

“Cometió un error tal vez porque no tenía experiencia suficiente. ¿Quién sabe? La gente está muy enojada”, señaló Gonzalez.

Otra mujer del vecindario en el que Arredondo creció comenzó a sollozar cuando le preguntaron acerca de él. La mujer, que no quiso dar su nombre, dijo que una de sus nietas se encontraba en la escuela durante la balacera pero resultó ilesa.

Juan Torres, un veterano del Ejército de Estados Unidos que estaba visiblemente molesto con los reportes que se dieron a conocer sobre la respuesta policial, dijo que conocía a Arredondo de la secundaria.

“Te enlistas para responder a ese tipo de situaciones”, manifestó Torres. “Si tienes miedo, entonces no seas policía. Ve a asar hamburguesas”.

Tras ser elegido al Concejo Municipal, Arredondo le dijo al periódico Uvalde Leader-News este mes que estaba “listo para avanzar a toda prisa”.

“Tengo muchas ideas, y definitivamente tengo mucho impulso”, señaló, indicando que quería enfocarse no sólo en que la ciudad tuviera disciplina fiscal sino también en asegurarse de que se lleven a cabo proyectos de reparación y embellecimiento.

En un foro de candidatos antes de ser elegido, Arredondo dijo: “Supongo que para mí nada es complicado. Todo tiene una solución. Esa solución empieza con la comunicación. La comunicación es clave”.

McCraw dijo que los alumnos y las maestras le rogaron repetidas veces a las operadoras del 911 que se enviara ayuda, y mientras tanto Arredondo les dijo a más de una docena de policías que aguardaran en un pasillo afuera del aula. Esa orden —que va en contra de los protocolos establecidos para cuando hay un hombre armado disparando— generó cuestionamientos de si no se perdieron más vidas debido a que los agentes no actuaron con mayor rapidez.

___

Stengle contribuyó desde Dallas. Los periodistas de The Associated Press Curt Anderson en Miami, Jim Vertuno en Austin, Mike Balsamo en Washington y Elliott Spagat en Uvalde también contribuyeron.