Advertisement

Un dramático caso se ha presentado en medio de las duras criticas al gobierno de Donald Trump por la separación de menores inmigrantes de sus padres en la frontera sur.

Un empleado de uno de los centros de detención de niños migrantes del gobierno, operado por Southwest Key en la ciudad de Phoenix fue arrestado por el abuso sexual de una niña de 14 años.

Advertisemen

De acuerdo con el sargento Vince Lewis, la policía respondió a una llamada de abuso de menores en las instalaciones el pasado 25 de julio. El sospechoso fue identificado como Fernando Negrete de 32 años y empleado del lugar.

Una niña de 16 años dijo que “observó a Negrete besándose y tocando inapropiadamente” a otra menor inmigrante de 14 años, según el informe policial.

La víctima le dijo a la policía que Negrete entró a su dormitorio y la besó en los labios. El informe de la policía dice que después de hacer esto, “(la víctima) lo empujó y se escapó (de Negrete)”.

El testigo describió haber visto a Negrete besando a la víctima “tres o cuatro veces” y tocarla de manera inapropiada.

Según el informe policial, “en el video de vigilancia dentro de la residencia, se puede ver al acusado acercándose al dormitorio de la víctima varias veces durante la noche”. Pero la puerta y el dormitorio están fuera de la vista de la cámara.

Este martes ante las autoridades Negrete admitió que había besado a la víctima y había tocado a la víctima de manera inapropiada sobre su ropa.

Negrete fue recluido en la cárcel bajo cargos de abuso sexual, agresión con agravantes y abuso sexual y regresará a la corte el 7 de agosto para su sentencia.

Por su parte un portavoz del centro de detención para menores Southwest Key, Jeff Eller, dio a conocer esta declaración luego de confirmarse el arresto de su empleado:

“Cuando un niño nos habla de un comportamiento inapropiado, inmediatamente llamamos a la policía y comenzamos una investigación interna, según corresponda. Eso es lo que sucedió en este caso. Southwest Key siempre trabaja con las fuerzas del orden público para hacer valer toda la fuerza de la ley cuando está justificado “.