Advertisement

Los migrantes de la caravana llegan a Tijuana. El grupo de centroamericanos se apresuraba el miércoles a alcanzar la frontera de México con Estados Unidos, arribando por centenares a Tijuana, al tiempo que las autoridades estadounidenses preparan barreras de seguridad con alambre de púas.

Las autoridades en Tijuana estaban pasando trabajos para lidiar con un grupo de 357 migrantes que llegaron a bordo de nueve autobuses el martes y otro grupo de 398 que arribó el miércoles.

Advertisemen

Josué Vargas, un inmigrante hondureño que finalmente llegó a Tijuana el miércoles tras más de un mes en ruta, dijo que México ha sido excelente y él no tienes quejas, pero agregó que está por ver lo de Estados Unidos.

En tanto, el secretario de Defensa estadounidense Jim Mattis visitó a las tropas desplegadas junto a la frontera en Texas y dijo que el despliegue provee un buen entrenamiento para una guerra.

Eso no disuadió a los migrantes que llegaron a Tijuana, que se dirigieron a la frontera a celebrar.

César Palencia Chávez, jefe de servicios de migración en Tijuana, dijo que las autoridades ofrecieron llevar a los migrantes a albergues inmediatamente, pero que éstos lo rechazaron porque querían seguir juntos y los albergues solamente pueden albergar a grupos de entre 30 y 40.

Pero agregó que tras visitar la frontera, la mayoría aceptaron se llevados a los albergues.

Con un total de tres caravanas desplazándose por México, totalizando entre 7.000 y 10.000 migrantes, surgieron interrogantes de cómo va a poder lidiar Tijuana con tal influjo, especialmente en momentos en que Estados Unidos da pasos para fortalecer la seguridad fronteriza y dificultar las solicitudes de asilo.

El miércoles, autobuses y camiones llevaron a algunos migrantes al estado de Sinaloa _junto al Golfo de California_ y más al norte a la frontera del estado de Sonora.

El grueso de la caravana principal parecía estar a unos 1.800 kilómetros (1.100 millas) de la frontera, pero avanza centenares de kilómetros por día.

El reverendo Miguel Ángel Soto, director de la Casa del Migrante en Culiacán, Sinaloa, dijo que unos 2.000 migrantes han llegado al área. Dijo que el gobierno del estado, la iglesia católica y funcionarios de Escuinapa están ayudando a los migrantes.

El sacerdote dijo que la iglesia había podido conseguir que “buenas personas” proveyesen autobuses para transportar a los migrantes al norte. Indicó que hasta el momento 24 autobuses salieron de Escuinapa, Sinaloa, hacia Navojoa, en Sonora. Grupos menores fueron reportados en las norteñas ciudades de Saltillo y Monterrey, en la región cercana a Texas.