Prioridad al entrenamiento de fuerza

0
102

Ante todo, el levantamiento de peso es una actividad competitiva y el entrenamiento de fuerza o de resistencia, como muchos fisiólogos prefieren llamarlo, envuelve la contracción de los músculos en contra de una fuerza, de manera que éstos se fortalezcan por uso repetitivo, sin que necesariamente crezcan su volumen.

Para mejor aclaración, las personas generalmente confunden lo que es levantar pesas con el entrenamiento de fuerza ya que piensan en cuanto más peso se levanta con las mancuernas, o con barra, y sumando cualquier cantidad de peso en ellas, levantado las forzosamente; sin embargo, el entrenamiento de fuerza se hace con pesas, máquinas bandas y ligas de resistencia o incluso con el propio peso del cuerpo y, sobre la base de mayor número de repeticiones hasta el límite de la fatiga muscular controladamente y con tendencia progresiva.

El ejercicio cardiovascular y otros tipos de actividad física ocupan un buen lugar en un programa de acondicionamiento físico, pero no son suficientes para garantizar un estado físico completamente bueno.

A diferencia, el entrenamiento de fuerza ayuda a desarrollar los músculos, siendo vital a medida que se envejece porque se va perdiendo masa muscular y fortaleza ósea poco a poco hasta tener sarcopenia.

En consecuencia, las actividades diarias como cargar una bolsa de alimentos o el portafolio pueden volverse difícil, de modo, que el entrenamiento de fuerza puede facilitar ese tipo de tareas y con mejor equilibrio.

El entrenamiento de fuerza es uno de los acondicionamientos más importantes en un buen programa de ejercicios físicos ya que no solo ayudará a alcanzar objetivos de mantenerse en buena forma física, sino que también ayudará a alcanzarlos más rápido y debidamente tonificados los músculos.

Si lo que quiere es disipar calorías entonces, se necesita hacer entrenamiento de fuerza porque quema más grasa, en virtud de la habilidad que tiene el cuerpo para quemarla mientras y después que se realiza el entrenamiento de fuerza como parte del proceso orgánico de fortalecer los músculos, y por ende, toma la delantera en resultados positivos cuando lo comparas con otros tipos de ejercicios o actividades físicas.

De hecho, el cuerpo usará las calorías más eficientemente mientras mayor sea el esfuerzo del músculo al aproximarlo a la fatiga y, consecuentemente habrá más gasto calórico; en otras palabras, según se incrementa la fuerza y de hecho el esfuerzo, el cuerpo usa las calorías más eficientemente, ya que mientras más contracciones musculares realices durante el día, más calorías se quemará.

Otra motivación para hacer ejercicio de fuerza como prioridad es que ayuda a conservar mejor la figura. Mientras el cuerpo construye músculo este se moldea notificándose muscularmente.

Sin embargo, generalmente el ejercicio cardiovascular ayuda a perder peso, pero también hace que se pierda masa muscular. Si se pierde ambos, masa muscular y grasa, se perderá en apariencias físicas, como exposición de flacidez.

De hecho el entrenamiento de fuerza no solo ayuda a crear mejor porte y aspecto físico, sino también a mantenerlo.

Consecuentemente, también ayuda a aliviar el estrés que genera no sentirse a plenitud ya que en la medida que se progresa físicamente, dicho buenos resultados crean satisfacción suficiente en aptitud y actitud para reducir el estrés y mejorar considerablemente la autoestima.

Al respecto, expertos han coincidido en que las personas que hacen entrenamiento de fuerza regularmente tienden a manejar el estrés mejor que aquellos que no ejercitan el cuerpo sobre todo porque se consideran más capaces de afrontar las tareas cotidianas.

El entrenamiento de fuerza mejora la calidad del sueño, agregando además que se duerme más rápido, más profundamente y se despierta menos durante la noche. Puede que a ello contribuya el cansancio resultante de los ejercicios.

Al igual que los ejercicios de peso corporal, que han sido siempre una tendencia en el entrenamiento de fuerza, el uso de las pesas libres o mancuernas también ayudan mucho, sobre todo haciendo ejercicios de suspensiones y que a su vez contribuye en buena medida a mejorar el equilibrio.

El ejercicio o la actividad física en general, incluido por supuesto el entrenamiento de fuerza ayuda a protegerse de muchas afecciones, entre las que se incluyen cáncer, depresión, diabetes, osteoporosis, enfermedades cardíacas, artritis, pero, sobre todo ayuda a sentirse mejor, beneficiarse en muchos aspectos de la vida siendo más fuerte, más saludable y seguro de las decisiones y acciones y por supuesta, a vivir más tiempo en mejores condiciones físicas para asumir las tareas cotidianas.

Calvet Personal Training LLC tiene la guía que necesitas en el 7428 S Dixie Hwy, West Palm Beach, Fl 33405.

También puede hacer una cita llamando al 561-512-9081, o vía info@calvetpersonaltraining.com o a travéz de www.calvetpersonaltraining.com

Para leer al artículo en inglés haga clic en el siguiente link:

https://bit.ly/47tYonY