Advertisement

Cuando a una adolescente de Memphis, en Estados Unidos, le extirparon la vesícula biliar, su madre atribuyó la causa a las frituras picantes.

“Comía grandes bolsas y se las llevaba a la escuela”, dijo Rene Craighead al canal de televisión WREG, subrayando el gusto de su hija por las botanas picantes, incluidos los Takis de Barcel.

Advertisemen

Su hija, también llamada Rene, dijo al medio que comía aproximadamente cuatro bolsas de botanas picantes cada semana. La estudiante de 17 años presentó dolores de estómago que desembocaron más tarde en la extirpación de su vesícula biliar, una operación conocida como colecistectomía.

Sin embargo, algunos médicos reaccionaron con cierto escepticismo a la culpabilidad de las comidas picantes.

“Nunca escuché que lo picante o lo especiado pudieran hacer eso”, dijo el Dr. Peter Mattei, cirujano pediátrico del Hospital Infantil de Filadelfia, que no atendió a Craighead.

La sensación de calor de los alimentos picantes proviene de una sustancia llamada capsaicina y los expertos desconocen pruebas contundentes que la relacionen con problemas de la vesícula, como los cálculos biliares.

“Sabemos que hay ciertas cosas que estimulan la vesícula biliar y lo principal son los alimentos grasos”, dijo Mattei. “Y muchos alimentos picantes también tienen mucha grasa”.

La vesícula biliar es un pequeño órgano que se encuentra justo debajo del hígado y almacena la bilis, que digiere la grasa. La grasa que ingerimos hace que la vesícula libere parte de esa bilis en nuestros intestinos. Pero los cálculos biliares pueden bloquear el flujo de ese líquido digestivo y la contracción de la vesícula biliar puede ser intensamente dolorosa.

Además, puede haber un componente genético en los cálculos biliares aparte de lo que comemos, dijo Mattei. También se sabe que las mujeres son más proclives a los cálculos biliares que los hombres y la obesidad puede ser otro factor que contribuye. Pero la razón científica detrás de por qué algunas personas tienen cálculos biliares y problemas de la vesícula de manera amplia no está completamente escrita en piedra.

“Si tienes cálculos biliares y tienes síntomas del cálculos biliares, por lo general recomendamos una cirugía para retirar la vesícula”, dijo Mattei. Agregó que esto puede prevenir un riesgo futuro de “inflamación aguda de la vesícula biliar o pancreatitis, que es aún peor”.

Takis, por su parte, declaró: “Podemos asegurar que los Takis son seguros para comer, pero deben ser disfrutados con moderación como parte de una dieta balanceada”. Asimismo, señaló que los ingredientes cumplen con las regulaciones establecidas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos. “Siempre debe verificarse el tamaño de la porción antes de comer”, agregó.

En el pasado también se pensaba que las comidas picantes causaban úlceras, pero Mattei lo estimó como “ideas anticuadas”. Ahora se sabe que la mayoría de las úlceras son causadas por una bacteria conocida como H. pylori, cuya diseminación aún no está clara para los investigadores, así como por una reacción a algunos medicamentos antiinflamatorios.

Mattei advirtió que eso no significa que el testimonio de Craighead deba ser descartado por la profesión médica, que a menudo depende de los pacientes y sus familiares para comprender mejor sus problemas de salud e identificar las vías para futuras investigaciones. Pero él no aconseja hacer juicios precipitados.

De lo contrario, dijo, “te pierdes muchas cosas agradables en la vida, como las comidas picantes”.