Advertisement

olivia recibió con tristeza el fallo de la Corte Internacional de Justicia que resolvió que Chile no tiene obligación de negociar una salida al mar para los bolivianos mientras en las calles de Santiago había un clima de júbilo.

En La Haya, donde escuchó el fallo, el presidente boliviano Evo Morales advirtió el lunes que su país “nunca va a renunciar” a su demanda y sostuvo que “si bien no hay una obligación de negociar, hay una invocación a dialogar” para resolver el problema.

Advertisemen

Mientras tanto, en el palacio presidencial en Santiago hubo aplausos.

El presidente Sebastián Piñera declaró que es “un gran día” para su país. “La Corte Internacional de Justicia ha hecho justicia y ha puesto las cosas en su lugar estableciendo en forma clara y categórica que Chile no ha tenido, ni tiene y tampoco incumplió ninguna obligación con Bolivia”, sostuvo y culpó a Morales de “crear falsas expectativas”.

“Chile gana en La Haya” tituló la televisión nacional chilena tras finalizar la lectura de la sentencia en el tribunal internacional. En Antofagasta, al norte de Santiago, la gente que se había dado cita para seguir la lectura en una pantalla gigante celebró en las calles.
Mientras tanto, la gente reunida en la Plaza Murillo, donde se encuentra el palacio presidencial boliviano, no pudo ocultar la decepción tras ver el fallo a través de una pantalla gigante.

Grupos afines al gobierno de Morales se habían reunido desde temprano en las afueras de la casa de gobierno, donde bailaron danzas folclóricas y realizaron ofrendas a la Pachamama (Madre tierra). Similar panorama se vivió en otras ciudades del país.