Advertisement

El vino y la cerveza son bebidas que se acostumbran beber fundamentalmente acompañando las comidas, y en algunos pueblos se consumen más que el agua como consecuencias de hábitos y costumbres, aunque no necesariamente podemos afirmarlo categóricamente. El consumo moderado de bebidas de baja graduación alcohólica, fermentadas, como el vino y la cerveza, no podemos negar que es parte de la vida diaria de muchas personas, y si colocamos en una lista las bebidas alcohólicas más consumidas y preferidas por la comunidad, el vino y la cerveza, estarían en los primeros lugares.
Un estudio del Centro Médico de la Universidad de Texas Southwestern, cuyo experimento consistió en que una muestra representativa de personas tomó bebidas en cantidades adaptadas a sus respectivos pesos, demostró que el vino y las cervezas eran las más demoradas en mostrar actitudes de alcoholismo. Comparativamente el vino llegaba antes a la sangre que la cerveza, pero en un intervalo de tiempo diferencial de tan solo 8 minutos: El vino lo hizo a los 54 minutos después de acabarse la copa y la cerveza en 62 minutos. También mostró que tomar vino o cerveza tiene un efecto alcohólico cualitativamente similar, pero otros, como el ron, whisky, coñac, tequila, aguardiente el efecto fue muy superior ya que contienen al menos unos 30 grados más de alcohol.
Varios estudios científicos consideran que una copa de vino al día puede ayudar a reducir inflamaciones, el riesgo de enfermedades cardíacas, la alta presión arterial y la diabetes, y cuyos beneficios provienen de los polis fenoles, los cuales se encuentran especialmente en el vino tinto. Pero, la cerveza también contiene poli fenoles en concentraciones menores y más parecidas a las del vino blanco. Por lo que, a beneficios para la salud, el vino el tinto, aventaja a la cerveza, llevándose el premio del más saludable en este sentido. Claramente esto no te da licencia para beber sin parar, pero si bebes con moderación, una copa al día realmente sí puede ayudar a mantener al médico a distancia.
Al respecto, un dato curioso fue también expuesto en un estudio publicado por la revista British Medical Journal, enero 2016, en el cual se comentó que la dieta de los bebedores de vino es más saludable que la que siguen los bebedores habituales de cerveza. Para llegar a esa conclusión, los autores del estudio analizaron la relación entre los volúmenes de vino y cerveza adquiridos por los clientes de dos supermercados daneses y el contenido del resto de su carrito de la compra durante 6 meses, lo que supuso en total revisar 3,5 millones de compras. De este modo identificaron que los compradores habituales de vino también adquirían más cantidad de aceitunas, frutas, verduras, leche, queso bajo en grasas y carne de pollo y pavo. Sin embargo, quienes adquirían más cantidad de cerveza estaban más predispuestos a llevarse a casa platos pre-elaborados, paquetes de patatas, boniatos y otros para ser fritos, mantequilla y margarina, salsas, bebidas azucaradas y bolsas de azúcar. Por tales resultados, determinaron, que los compradores y presumiblemente consumidores de vino se llevaban a casa más alimentos saludables que los que compraban cerveza.
Algunos estudios publicados recientemente (Por ejemplo un informe de Europa Press, mayo 2017). han atribuido a la cerveza propiedades que demuestran que un consumo moderado podría influir en la prevención, control y evolución de la diabetes por los componentes naturales que contiene esta bebida. Y es que la cerveza contiene minerales como el magnesio, antioxidantes, fibra, agua y compuestos poli fenólica que, podrían actuar sobre los procesos que desencadenan la diabetes y sus posteriores complicaciones.
Otro dato curioso en la mencionada publicación, pone a relieve que el alcohol genera más de 180 calorías por una botella de cervezas o por dos copas de vino, y se triplica si lo que tomas es un trago preparado, bien sea un mojito, o una margarita, o un daiquiri, o una sangría. Así que lo mejor es tomar una copa de vino, o una cerveza, o simplemente agua, para acompañar la buena comida saludable, y mucho mejor si podemos disfrutarla en un lugar que brinde la facilidad de bailar hasta saciarnos de disfrute y así, disipar esas calorías de más.
Pero la mejor opción para disipar esas calorías de más es en Calvet Personal Training LLC ubicado en el 7428 S Dixie Hwy, West Palm Beach FL 33405, garantizando una vida saludable, haga su cita a través del 561-512-9081, o vía info@calvetpersonaltraining.com , o visítenos en www.calvetpersonaltraining.com

 

Advertisemen