Minimizando excesos en ejercicio físico y mejorar la calidad alimenticia

0
32

Al comenzar cualquier actividad y mucho más si se trata de esfuerzo físico, se debe proponer metas razonables, alcanzables para beneficio del cuerpo, minimizando excesos en ejercicios físicos, máxime si hace un largo período de tiempo que no se esfuerzan los músculos.

Comenzar poco a poco e ir incrementando el esfuerzo paulatina y progresivamente, cualquiera que sea la clase de actividad física, no solo cubriendo un programa de ejercicios físicos o practicando deporte sino también sean propias del trabajo cotidiano o tareas domésticas.

Si la actividad física se extralimita, el organismo pudiera reaccionar indisponiéndose. Por lo tanto, se deberá incorporar el esfuerzo, velocidad y resistencia en medida apropiada para una mejor aceptación por el cuerpo.

Pero al inicio, siempre se sentirá un poco de dolor y molestia, consecuencias del cambio a un sistema metabólico que genera acumulación de ácido láctico sobre todo en las coyunturas, las que irán desapareciendo en la medida que se habitúa al esfuerzo cotidiano.

Y, a pesar de esta situación algo dolorosa motivado por la molestia muscular y de las coyunturas, no se debe evadir continuar haciendo ejercicio, a menos que haya una lesión real debidamente diagnosticada.

Podrá resultar mejor exigir un poco más actividad física al cuerpo en la medida que permita, ya que además de ir desapareciendo las molestias, se verificarán beneficios por la capacidad de actuar ágilmente, por el potencial de fuerza con que se va contando y sobre todo en la resistencia cuando se enfrentan las actividades cotidianas. Así, poco a poco se actuará con mayor seguridad y efectividad.

No se logran resultados inmediatos, pero si se desea estar bien enérgicamente, y tener buena salud, se requiere de perseverancia en cumplir las rutinas de ejercicios físicos.

Solo se debe dar al cuerpo la oportunidad de ir desarrollando la potencia suficiente paulatina y progresivamente para alcanzar cada vez mejores resultados, y si no se tiene experiencia, lo más efectivo es que dejarse guiar por un profesional, un instructor o entrenador personal, quien además de ofrecer un programa de ejercicios apropiado recomendará otras opciones para minimizar excesos e inapropiados ejercicio físico y ayudará a mejorar la calidad alimentaria consolidando un resultado aún más beneficioso integralmente.

Ante todo, comer de forma saludable y segura, implica profundizar en lo nutritivo de los alimentos para tener en cuenta la calidad del alimento, la cantidad de nutrientes y cómo manipularlos.

Por lo general, es del conocimiento de todos, que las proteínas y la fibra ayudan a sentirse satisfecho por más tiempo y se piensa inmediatamente en un bistec, o en un filete de pescado, o una porción de pollo o un par de huevos acompañado de vegetales y verduras; pero lo cierto, y es que se necesitan.

Comer sano tiene muchos beneficios positivos, tanto para el cuerpo como para la mente. Cada vez más, las tiendas y restaurantes de todo el mundo se están subiendo al carro de la alimentación saludable, lo que facilita que las personas incorporen hábitos beneficiosos a sus vidas.
Es del conocimiento general la pirámide de los alimentos saludable

Ejemplo de diez alimentos saludables

1.- Espinacas

2.- Habas negras

3.- Nueces

4.- Remolacha

5.- Aguacate

6.- Chocolate negro

7.- Frambuesas

8.- Ajo

9.- Limón

10.- Lentejas

Esa lista de 10 de los alimentos saludables es solo un ejemplo, una forma de motivar a entender las vitaminas, minerales y otros componentes esenciales que el cuerpo humano necesita para mantenerse funcionando de la mejor manera.

Y, que haciendo buen hábito y costumbre alimentaria el cuerpo irá desarrollando la potencia suficiente para alcanzar cada vez mejores resultados.

Pero, si no se elaboran de manera correcta los alimentos, se pueden echar a perder nutrientes necesarios.

Por ejemplo, considerar también aspectos como el envase, la ubicación, la temperatura y el tiempo, como algunos profesionales se refieren a las “tres R” conservaran mejor los nutrientes:

• Reducir la cantidad de agua usada en la cocina

• Reducir el tiempo de cocción

• Reducir el área de superficie a la que se expone el alimento.

• Los alimentos, pueden tener consecuencias sobre su valor nutricional y, por tanto, repercutir en la salud humana.

Si no se tiene experiencia, lo más efectivo es dejarse guiar por un profesional, o un instructor o entrenador personal, quien además de ofrecer un programa de ejercicios apropiado recomendará opciones para minimizar excesos e inapropiados ejercicios físicos y ayudará a mejorar la calidad alimentaria consolidando un resultado aún más beneficioso integralmente.

Calvet Personal Training LLC tiene la guía que necesitas en el 7428 S Dixie Hwy, West Palm Beach, Fl 33405.

También puede hacer una cita llamando al 561-512-9081, o vía info@calvetpersonaltraining.com o a través de www.calvetpersonaltraining.com

Para leer al artículo en inglés haga clic en el siguiente link:

https://bit.ly/4bhoRHd