Carlos Viera un ejemplo a seguir

0
1000

[sam_ad id=”20″ codes=”true”]

Algo que muchos de nosotros, los perseguidores de sueños tenemos en común es que siempre encontramos nuestro modelo a seguir en, una persona que admiramos y solo de pensar en ella nos motiva y da fuerzas para seguir luchando por nuestros sueños. Viera ha hecho su propia historia y con ella a iluminado el camino de muchos otros que buscan crear su propia historia de éxito.

Desde muy temprana edad entendió el valor del amor. Quizás porque fue amado intensamente por sus padres adoptivos, los que le enseñaron que el verdadero amor no va atado por compromisos de sangre. Creció en una familia muy humilde aprendiendo a entender el mundo de las necesidades. Como todo niño tenía un sueño y como todo soñador se adueñó de un modelo a seguir. Quería ser como el Doctor que desinteresadamente prestaba sus servicios a todos los niños de su barrio.

En su primer año de estudio de medicina descubrió en un susto el valor del tiempo. “Pensé que había suspendido un examen” – cuenta Carlos, pero como todo hombre de éxito aprovechó su susto y se propuso estudiar como un demente “yo era muy pobre y no podía darme el lujo de suspender, ni de perder mi tiempo” – dijo Carlos.

Después de graduarse entre los mejores expediente de su escuela presto su servicio en Angola (África) donde aprendió a ver lo positivo en las dificultades y el poder del agradecimiento. Cuenta que en un solo mes perdió 200 niños por la epidemia. Cualquier profesional que entienda la responsabilidad de estar a cargo de la salud de un paciente, puede entender como se ha de sentir ver morir a tantos niños en mes.

Cuando su corazón parecía quedar sin fuerzas, un grito le hiso palpitar con fuerzas, era una mujer que cantaba en un raro dialecto a sus dioses. ¿Porque grita y canta? – pregunto Viera- porque usted le salvo la vida a su hijo – le contestaron. Para su sorpresa también descubrió que el mes anterior a su llegada habían muerto 400 niños por la misma epidemia que azotaba aquella zona. A partir de ese día aprendió que en cada suceso existen cosas positivas tan sencillas y poderosas como un gesto de agradecimiento en un canto o tan extraordinarias como la de ver 200 niños que no murieron ese mes gracias a su servicio.

Carlos emigró a los Estados Unidos con su esposa y un hijo pequeño, luego de tener 20 años de una respetada trayectoria como Pediatra en Cuba y decidió empezar todo de nuevo. Fue aquí donde yo aprendí la importancia de la tenacidad y la humildad. Mientras sus amigos jugaban dominó, el estudiaba intensamente como un principiante, limpiaba oficinas de madrugada como lo hace orgullosa y humildemente un inmigrante para sostener a su familia, ni su edad, ni su limitaciones con el idioma, ni sus múltiples obstáculos en el camino fueron escusas para dejar de luchar por su sueño.

El Dr. Carlos F. Viera, abrió las puertas de su propio consultorio el primero de Junio del 2012 en el Condado de Palm Beach ganando varios premios incluyendo the Castle Connolly America’s Top Doctors® 2012 y Patients’ Choice Award 2012. Su logro ratifica la bella verdad de que los sueños son para hacerlos realidad y que son posibles cuando se entiende el valor del tiempo, cuando se aprende a ver lo positivo en la adversidad, y cuando se es humilde y tenaz.

Hablemos enserio, los héroes también son aquellos que honran el privilegio de vivir alcanzando sus propios sueños, modelándoles a otros como vivir en camino del éxito. Su ejemplo y su logro impactan a miles de niños y familias que reciben su servicio directamente como Pediatra, y también inspirando a muchos que quieren lograr sus sueños. Así lo hizo conmigo y espero que su historia también lo pueda hacer con usted. Para compartir su opinión, inquietud o sugerencia, puede hacerlo al correo electrónico de hablemosenserio@yahoo.com

Carlos Viera un ejemplo a seguir